Desarrollo Personal

El Control

Hay personas que sufren en la desesperación con ansiedad y stress por el único deseo de querer tener “todo bajo control”…control de todo lo que les rodea.

Y a esa actitud se la puede reconocer por un único adjetivo: Miedo… ¿miedo a qué, a perder, a no ganar, a desconocer el futuro, a vivir en el pasado?

Tan sólo se puede superar la barrera del miedo a través de la confianza y de la certeza y desde un único lugar: el presente. Si confías dejas de tener miedo y si dejas de tener miedo dejas de sufrir.

Las ganas de querer tener todo controlado lleva oculto un deseo aún más peligroso…querer controlar a las personas que te rodean; y esa es una actitud peligrosa en tanto y en cuanto, estas perciben esa sensación de estar continuamente vigilados por unos ojos incesantes, provocando cierta tristeza y por qué no…desesperación e impotencia.

Porque poco se puede hacer si no se quiere caer en la tentación de llegar a ser abducido por una actitud altamente contagiante. Para ello no queda más que mantener la calma y esperar a que esas personas que se acercan con agravio y confrontación, alcancen a entender que sus actos, más que hacerlos avanzar tan sólo consiguen dejarlos atascados.

Líbrate de los temores, suelta, fluye y déjate llevar por las sensaciones del mundo que te rodea desde la única perspectiva de la observación. Verás cómo ese fino velo que no te deja ver con claridad, desaparece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.